ISABEL LA CATÓLICA

 

 El día 22 de abril, del año del Señor de 1451, Jueves Santo de Pascuas Floridas, nació, para gloria de Madrigal, en el palacio de su padre en la villa, Isabel la Católica.

Isabel la Católica

 Vino al mundo en la modesta alcoba que ocupaba su madre en el primer piso, sin la pompa y el alboroto que correspondía a su real linaje, quizá como premonición de su sufrida y retirada juventud. Enrique IV. Dedicado a la vida alegre y licenciosa, el nuevo rey olvidó a su familia hasta que el marqués de Villena planteó la posibilidad de casar a la princesa Isabel con el viudo Alfonso V, de Portugal, para eliminar a la principal opositora de la princesa Juana.

 Contestóle la princesa al lusitano con una diplomática evasiva y el 24 de septiembre de 1468 su hermano la nombró heredera, repudiando a su esposa y a su hija Juana, "la Beltraneja", y prometiendo no casar a Isabel sin su consentimiento.

 Estando ya interesada, y en secreto negociada, su boda con Fernando, llegó a Madrigal el cardenal Albi para solicitar la mano de la princesa para el duque de Guyena, hermano del rey de Francia. Con no menos habilidad que en sus anteriores pedidas, Isabel evitó una respuesta que dañara su política exterior.

 Protegido por las lanzas que el arzobispo Carrillo mandó a Burgo de Osma para darle escolta, llegó a Madrigal don Fernando, y al día siguiente desposó a Isabel en la iglesia de San Nicolás de Bari, marchando después a Valladolid donde celebraron bodas y festines.

 Después de morir Enrique IV, Isabel fue coronada reina de Castilla y León, sin la presencia de su esposo, el 13 de diciembre de 1443.

 En 1476 celebró Cortes en Madrigal y se despidió de la villa. Tanto quiso la reina a su lugar de nacimiento, que sólo las transcendentales obligaciones que la reclamaban pudieron apartarla de sus paisanos.

 Desde entonces, Madrigal de las Altas Torres adora a su reina, a la que siempre mostraron su afecto y fidelidad y a la que le deben que el nombre de la villa sea conocido por todos los españoles.

 

ALONSO DE MADRIGAL

" EL TOSTADO"

 En una casa situada frente a la iglesia de San Nicolás de Bari, nació, en el año de 1400, don Alonso Fernández de Rivera, apodado el Tostado, que " así quiso, como buen caballero, añadir al suyo el nombre de su patria y llamarse" Alonso de Madrigal.

El Tostado

 Llamado también el Abulense, este insigne teólogo y humanista, es, probablemente, la más prolífica figura de las letras españolas.

 Tan precoz fue su lucidez e inteligencia, que los padres franciscanos lo llevaron a su convento de Arévalo para comenzar su instrucción. De allí salió, a los quince años de edad, merced a una beca del obispo Anaya, para el Colegio Mayor de San Bartolomé, de la Universidad de Salamanca. Estudió filosofía, teología, leyes, latín, griego y hebreo, doctorándose en 1425. Al terminar sus estudios, fue nombrado Rector del Colegio de San Bartolomé y Maestreescuela de la Universidad de Salamanca, desempeñando ambos cargos con ejemplar rectitud, inteligencia y generosidad.

 De su prodigioso cerebro nos han llegado múltiples anécdotas, aunque su fecunda obra es el más significativo ejemplo. Precisamente, sus escritos sobre el amor y la mujer le granjearon la enemistad del dominico fray Juan de Torquemada, por lo que se vio obligado a huir a Roma, tras redactar "El defensorio de sus proporciones". En el Vaticano, su virtud y sabiduría cautivaron al Papa y al cuerpo cardenalicio, que le envió al Concilio de Basilea.

 Bajo la protección real y papal, regresó a España en 1444 para ingresar en el monasterio cartujo de Scala Dei, pero salió muy pronto de allí para servir de consejero al rey Juan 11 de Castilla, que le nombró canciller y abad de Valladolid. En 1449, el papa Eugenio IV le otorgó el obispado de Ávila, cargo que ocupó con hidalguía y esmero hasta que, estando de descanso en Bonilla de la Sierra, cámara de su Silla y residencia veraniega de los obispos, le llegó la muerte en el atardecer del 3 de septiembre de 1455.

 Alonso de Madrigal fue la primera figura teológico española propiamente dicha, abriendo los caminos de la interpretación bíblica a la espiritualidad y al tomismo del padre Báñez.

 Como no podemos, en tan corto espacio, ni referir siquiera toda la obra de tan productivo escritor, sólo mencionaremos que sus "comentarios" sobre los textos de la Biblia fueron publicados, tras salvarse milagrosamente de un naufragio, en 20 volúmenes titulados "Opera Omnia", por el cardenal Cisneros, entre los años 1507 y 1531.

 

 

VASCO DE QUIROGA

 

 Aunque casi desconocido en su tierra natal, hasta la década de los cuarenta de este siglo, Tata Vasco fue un hombre de suma importancia en América.

Vasco de Quiroga,Tata Vasco

 Nació en Madrigal el año 1470 y estudió leyes, siendo un aventajado alumno.

 Con brillantez e integridad, ejerció la abogacía en Valladolid hasta que en 1530 el emperador Carlos V, a través de una carta que firmaba su esposa, lo solicitó para el puesto de auditor de la Audiencia Real de la Nueva España y que pusiera orden a los desmanes que allí se estaban cometiendo, llegando a Veracruz el 9 de enero de 1531.

 Tras un azaroso recibimiento, con viaje de regreso incluido, Vasco de Quiroga fue elegido presidente de la Audiencia, formada por cuatro auditores, y se vio en la obligación de juzgar y absolver a Hernán Cortés por los cargos que se le imputaban.

 En 1537, debido a las noticias de su bondad, que se recibían en la corte, el Emperador le presentó para obispo de Michoacán, siendo consagrado a finales de 1538 por fray Juan de Zumárraga, quien antes de pasar a la consagración le fue promoviendo desde el estado de lego, sucesivamente, por todos los grados, desde la tonsura al sacerdocio. Durante su dilatada vida fue un ferviente misionero y un amante de los indígenas que gobernaba, hasta que el 14 de marzo de 1565 le sobrevino la muerte.

 En México sus buenas obras se cuentan por millares. Construyó el hospital de Santa Fe, el primer hospital de México, para españoles, mestizos e indios, creó el ilustre colegio de San Nicolás y construyó la iglesia de Michoacán, que hoy en día es centro de peregrinación en el país azteca.

 Los mejicanos quieren a este hombre como si de un santo se tratase, adjudicando a su mano diferentes milagros. No es extraño este amor que profesan a su figura, pues Tata Vasco, Padre Vasco en lengua nativa, protegió a los indígenas con fervor y justicia, les aportó cultura y religión y les gobernó con sabiduría. Admirador de Tomás Moro, aplicó su Utopía, organizando un sistema de provisión de alimentos en las cosechas buenas para los años de penuria y para cubrir las necesidades de los enfermos y ancianos. Adiestró a los diferentes pueblos en distintos oficios, de tal manera que cada uno de ellos tenía un quehacer distinto y facilitaba el aprendizaje de los más jóvenes, garantizándoles un medio de vida, y aseguraba la supervivencia de la comarca a través del comercio interno.

 No es por tanto fácil encontrar otro ejemplo similar, de labor social desinteresada, en la historia de la humanidad.

 

 

 

GASPAR DE QUIROGA

 

 De las ilustres familias Vela y Quiroga, nació el 13 de enero de 1512, en Madrigal, don Gaspar de Quiroga, hombre singular y magnífico que alcanzó los más altos honores eclesiásticos y cuya enorme humildad impidió que ejerciera el supremo poder político.

Gaspar de Quiroga

 Tras estudiar en el colegio de Oviedo en Salamanca y alcanzar doctorado y cátedra, en 1540 fue nombrado vicario general de Alcalá y en 1546 llegó a Roma, para ocuparse del cargo de auditor de la Rota, donde fue apreciado por el papa Paulo IV

 Felipe II le encomendó, en 1559, la visita del reino de Nápoles y de todas las provincias con todas las facultades. Cuatro años después regresó a Barcelona y el rey le recompensó por su labor, dándole una plaza del Supremo Consejo de justicia, con la de la Santa General Inquisición. Tras varios años de servir al rey en las más difíciles misiones, el 20 de abril de 1573 se posesionó del cargo de Inquisidor General y entró a formar parte del Consejo de Estado, encargándole el monarca la superintendencia en las juntas que se hacían en su casa, palacio de Flandes.

 Desde este cargo reformó el convento agustino de Extramuros de Madrigal y lo favoreció con obras pías, liberó a fray Luis de León de su prisión, convocó sínodos, bautizó príncipes y fue nombrado arzobispo de Toledo. En 1578, el Papa Gregorio X, a instancias del rey, le nombró cardenal.

 Muchos fueron los actos que este gran pelirrojo, de complexión recia y comer templado, hizo por la corona, por su país, por su iglesia y por su administrada Toledo, hasta que le llegó la muerte de madrugada el 20 de noviembre de 1595, tras recibir la visita del rey.

 

SOR CATALINA DE CRISTO

 

Sor Catalina de Cristo

 El 28 de octubre de 1544, mientras sonaban las campanas que llamaban a misa mayor, nació, en Madrigal de las Altas Torres, doña Catalina Balsameda y Bustamante. Alma cándida y piadosa, sufrió en su juventud una terrible enfermedad que, según ella misma, superó gracias a una promesa hecha a la Virgen de Santa María del Castillo.

 Pasó por Madrigal Santa Teresa de jesús, yendo del convento de Duruelo a Medina del Campo, el 1 de julio de 1568, y pudo comprobar Catalina el fervor popular que despertaba la santa, por lo que dos años después tomaba los hábitos en el convento de las Carmelitas Descalzas de Medina del Campo, con el nombre de Catalina de Cristo.

 Desde muy temprano gozó de la amistad y frecuente correspondencia epistolar con la fundadora, que se cristalizó el 13 de junio de 1581, cuando fue nombrada priora del convento de Soria.

 En 1583, se traslada a Pamplona, para encargarse de la fundación. Su permanencia en esa ciudad se vio afectada por varias enfermedades, agravadas por sus continuas mortificaciones, pero la fama de su virtud creció con sus buenas obras.

 En 1588 se convirtió en fundadora y priora del convento de Barcelona, sin perder su convalecencia hasta que el 3 de enero de 1594, bien entrada la noche, fallecía en su celda.

 Como su cuerpo se mantuviera incorrupto hasta nuestros días, en el convento de Pamplona, y se asegura su intercesión en varias curaciones milagrosas, en la actualidad se halla en proceso de beatificación.

  

  

EL PASTELERO DE MADRIGAL: ¿IMPOSTOR, NOBLE O REY?

 

Gabriel de EspinosaDon Juan III de Portugal tomó por esposa a una hermana del rey de España Felipe II y tuvieron un solo hijo: don Sebastián, cuya educación quedó al cargo de los marqueses de Castañeda.

 María de Espinosa, hija de ricos labradores de Madrigal y relativamente cultivada, marchó a Lisboa como doncella de los marqueses. Su sencilla hermosura pudo atraer al rey portugués, quien la enamoraría con facilidad. Lo cierto es que poco después de su llegada, y preñada de un bastardo, los marqueses la enviaron a Toledo para dar a luz a Gabriel de Espinosa, El Pastelero de MadrigaL En esta ciudad recibió una esmerada educación, tal vez pagada por don Juan.

 Cuando el niño creció, volvieron a Madrigal y un fraile portugués del monasterio agustino de Extramuros, fray Miguel dos Santos, se percató del gran parecido que existía entre Gabriel y don Sebastián, este último desaparecido en Alcazarquivir en 1578. Enterado de las semejanzas, el anciano vicario del convento fraguó un ingenuo plan para conseguir importancia política a través de los amoríos del Pastelero con doña Ana de Austria, que le creyó su primo el rey don Sebastián. Gabriel, a través de regalos preciosos y maneras refinadas, cortejó a la distinguida novicia, hasta que sus amores fueron descubiertos.

 Como era de esperar, el asunto acabó mal para los interesados, siendo ella recluida en Ávila, aunque murió abadesa de Las Huelgas de Burgos, el fraile ahorcado en Madrid, y el pretencioso Pastelero, en la tarde del primer día de agosto de 1595, "arrastrado por las calles de Madrigal, ahorcado, decapitado y descuartizado en cuatro partes, cada una de las cuales se colgó de una puerta de la villa".

 

En esta importante villa castellana de Madrigal de las Altas Torres, y durante el siglo XVI, tuvieron lugar una serie de hechos que marcaron para siempre su historia y su carácter. Nos referimos, naturalmente, al episodio del "Pastelero de Madrigal", una historia con las suficientes dosis de misterio como para convertirse en fuente inspiradora de obras literarias, desde el Siglo de Oro (Lope de Vega, por ejemplo) hasta el siglo XIX (José Zorrilla y la novela de Fernández y González) sin olvidar, ya en nuestro siglo, la obra de Mercedes Fórmica"110

Una vez más, se comprende cómo la Historia se muestra, a veces, incapaz de explicar los hechos que relata y da lugar, por tanto, a la interpretación, a la fantasía y ¡cómo no!, a la polémica.

  • Pero vamos a seguir la historia.

    Gabriel Espinosa ElPastelerodeMadrigal

  •  Encontramos, en primer lugar, en el trono de Portugal al Rey Don Sebastián, hijo de Don Juan Manuel, que accede al trono muy joven y que muestra un carácter bastante influido por la educación que recibe de un fraile jesuita, que le inculca ciertos aires de grandeza y el afán de combatir a los infieles africanos. Por otro lado, sabemos que era sobrino de Felipe II, y es conocida la apetencia del Rey castellano hacia el trono de Portugal para conseguir la unidad peninsular, tan ansiada desde tiempos de la Reconquista.

     En 1578, desoyendo a todos los que le desaconsejaban la lucha contra el moro, Don Sebastián se lanza a una batalla terrible y cruenta ocurrida en Alcazarquivir, donde sufre una desastrosa y humillante derrota en la que desapareció.

     Portugal se queda sin rey y sin heredero y, tras una serie de luchas armadas, Felipe 11 accede al trono de Portugal, no sin cierta oposición popular, pues entre el pueblo surgió una corriente conocida como "Sebastianismo" que rechazó siempre la idea que Don Sebastián había muerto y que propició la aparición de una serie de personas que decían serlo.

    110 Un estudio minucioso e histórico está realizando D. César Fernández Beobide sobre toda la documentación que existe sobre el tema. Otro similar, pero desde el punto de vista jurídico lo está trabajando D. Fernando Fernández Blanco.

     

     En Madrigal de las Altas Torres, y alrededor de 1590, se dan cita los tres personajes que van a configurar la Historia de "El Pastelero de Madrigal", en una mezcla de realidad y leyenda.

     El primero de estos personajes es Fray Miguel de los Santos, un monje portugués de la orden de los agustinos, que había sido confesor en la Corte del Rey Don Sebastián y que había apoyado al Prior de Crato en sus apetencias de suceder al Rey Don Sebastián. Por ésta y otras razones, Felipe 11 le obliga a salir de Portugal.

     El segundo personaje es Doña Ana de Austria, hija natural de Don Juan de Austria (hermanastro de Felipe 11) y que, a la sazón, permanecía como monja en el Convento de Madres Agustinas de Madrigal111.

     Por último tenemos a Gabriel de Espinosa, al parecer, hijo natural del Rey Don Juan Manuel y una dama madrigaleña llamada María Pérez y por tanto hermanastro de Don Sebastián, con el que lógicamente debía guardar gran parecido físico. Y será, precisamente, este parecido físico, el detonante del misterioso episodio.

     Fray Miguel de los Santos viene a Madrigal, quizás siguiendo un plan preconcebido, y advierte enseguida el parecido entre Gabriel Espinosa y Don Sebastián. Sea por reconocerlo como el verdadero rey o sea por iniciar una trama, el caso es que pone en contacto a Espinosa con Doña Ana de Austria, a la que tienta ciertamente la idea de convertirse en reina de Portugal.

    111El antiguo libro de profesiones existente en este convento desde 1470, dice así en su página 86:

  • In nómine Dómini mii Jesuscristi benedicti, Amén. En el año del nacimiento de nuestro Señor Jesucristo de mil quinientos ochenta y nueve a doce días del mes de noviembre, yo Dª María Ana de Austria, hija del Serenísimo Píncipe D. Juan de Austria hermano del Rey nuestro Señor (Felipe 2º ) cumplido el tiempo de mi probacíón, hago profesión y prometo obediencia a Dios Todopoderoso y a la Bienaventurada Virgen Santa María y al Glorioso P. nuestro San Agustín y a Vos el muy Reverendo R Maestro E Pedro de Rojas Provincial de la Orden de nuestro R San Agustín en esta provincia de Castílla y Vicario General de las Indias y a Vos la Señora D'Mariana Argumanes Priora de este Monasterio de nuestra Señora de Gracia el Real de la Villa de Madrigal en nombre del Reverendísimo P Maestreo Gregorio Elparensi General de la Orden de nuestro R San Agustín y de todos sus sucesores y prometo de vivir sin propio y en castidad hasta la muerte según la Regla de nuestro R San Agustín, y ruego a Vos el dicho R Provincial aceptéis esta mi profesión, en fé de lo cual la firtno de mi nombre E Pedro de Rojas Provincial = = DªMariana de Argumanes Priora = = DªAna de Austria = =
  •  Para preparar el viaje a Portugal, Doña Ana le entrega a Espinosa unas joyas familiares y, por una imprudencia de éste, es detenido en Valladolid, encontrando en su poder dichas joyas y además unas cartas en las que se le trata de "Majestad", hechos ambos por los que es encarcelado en prevención. Pero más adelante, se empieza a sospechar toda la trascendencia que parece encubrir la historia.,

     Da comienzo un proceso en Madrigal, guiado siempre por Felipe 11 y, caracterizado, por la constante ambigüedad que mantiene Gabriel de Espinosa en cuanto a sus manifestaciones, sus modales y su sereno comportamiento. Los testimonios se dividieron entre la confirmación o la negación de si se trataba del Rey D. Sebastián112 .

     De todos modos el proceso sigue su curso y desemboca en una sentencia condenatoria de 1 de agosto de 1595.

    Es de resaltar que fue arrastrado, ahorcado y posteriormente descuartizado por el verdugo; cada uno de los trozos se colgaron en las cuatro entradas de la muralla y la cabeza en la fachada del Ayuntamiento de la villa.

     Respecto a los otros personajes de la historia, sabemos que Fray Miguel de los Santos, después de degradado, fue ahorcado en la Plaza Mayor de Madrid, y que Doña Ana de Austria, fue condenada a reclusión rigurosa durante cuatro años en el Convento de Nuestra Señora de Gracia de Ávila, y desposeída de sus privilegios. Años después obtuvo el perdón de Felipe II, quien la nombró Abadesa perpetua del Monasterio de las Huelgas de Burgos.

     Otros personajes sufrieron destierro, galeras o fueron azotados públicamente.

    112 El proceso se conserva íntegro en el A. G. S. Estado. Legajos 172 y 173

      

    ¿Qué esconde realmente esta historia?

    El proceso no solamente no aclara nada, sino que da lugar a muchos interrogantes:

    ¿Era Gabriel de Espinosa el Rey Don Sebastián?

    ¿Se trataba de un hermano bastardo de éste?

    ¿Fue toda una intriga o conjura política y el Pastelero no fue más que un impostor?